El ex técnico de Racing tuvo un inconveniente con la policía.

Cerca de ocho meses pasaron desde la renuncia de Sebastián Beccacece al cargo de entrenador de Racing. Su año con el buzo de la Academia estuvo plagado de locuras, surgidas a raíz de su intensa forma de vivir los partidos desde el banco de los suplentes. Este fin de semana, en la derrota de Defensa y Justicia ante San Lorenzo, Beccacece expuso su peor cara.

El entrenador del Halcón explotó de furia en el medio del partido y las cámaras de ESPN capturaron el momento que por poco no termina en un auténtico escándalo. El ex ayudante de campo de Jorge Sampaoli en la selección argentina durante el Mundial 2018 se enojó con una situación dentro del césped, pateó una botella y luego tomó otra que estaba en el suelo: la revoleó contra la platea del Gasómetro que está ubicada detrás de los banco de suplentes.

Un grupo de policías estaban a centímetros de la situación y uno de ellos decidió interceder: abrazó al entrenador de Defensa, quien no tomó de buen modo lo ocurrido. Lo miró, le recriminó y se lo sacó de encima, mientras le discutía con furia. De repente, en esa zona se armó un breve tumulto que no pasó a mayores.

 

Según informó el canal TyCSports en su sitio web, las autoridades presentes le labraron un acta antes de que se marche del estadio. Lo cierto es que más allá de las decisiones del árbitro Fernando Espinoza que pudo considerar polémicas y activaron su peor rostro, Beccacece vive horas difíciles en el banco de suplentes de Defensa: lleva seis partidos consecutivos sin triunfos, incluyendo la eliminación por penales de la Copa Argentina ante Tigre. El último éxito del combinado de Florencio Varela se dio a fines de agosto cuando superó 2-0 a Newell’s de local. Con 15 puntos, producto de 3 victorias, 6 empates y 4 derrotas, marcha en la 14ª posición de la Liga Profesional.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
19 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Roberto Enrique Keen
Roberto Enrique Keen
21 days ago

No busquen mas tecnicos, hay tienen uno que quiere volver.