Los ex compañeros y otras personalidades le dedicaron un espacio a la despedida de Lisandro. 

El capitán llegó al club en 2003 y debutaría en el mismo año con 20 años de edad. Un año más tarde, se convertiría en el goleador del Torneo Apertura 2004 con 12 tantos, siendo de esta manera, el primer jugador del club en conseguir este logro desde 1969. Con este desempeño, emigraría al Porto en abril del 2005.

Casi 11 años más tarde y luego de su paso por el Inter de Porto Alegre, Lisandro López volvería a Racing en febrero de 2016 con Facundo Sava como director técnico. Tras casi una década de jugar en el exterior, el nacido en Rafael Obligado volvería al club que lo vio nacer futbolísticamente y darle alegrías que quedarán por siempre guardadas en la memoria del hincha académico.

Desde entonces, Licha jugó un total de 142 partidos en los que fue 125 veces titular y convirtió 49 goles y sumado a esto, realizó 12 asistencias. Su primer gol desde su regreso sería la agónica chilena en el clásico frente a Independiente al último minuto para enmudecer el estadio de los vecinos y estampar el 1-1.

Dos años después de su regreso, empezaría a darle alegrías en forma de títulos al fanático de Racing. Con Eduardo Coudet como entrenador, La Academia se convertiría campeón de la Superliga 2018/2019 tras 4 años y tres meses sin títulos. El delantero, que volvería a convertir en un clásico por duplicado como visitante, cumpliría su sueño al conseguir el tan ansiado campeonato que se había propuesto desde un principio.

Además, con este título el ex Lyon se convertiría en el delantero de mayor edad en la historia del Fútbol Argentino en ser goleador de un torneo. Luego, conseguiría otra estrella frente a Tigre en el Trofeo de Campeones y su futuro comenzaba a ser puesto en duda. Fiel a su estilo de competidor nato, seguiría empujando con el sacrificio de siempre .

En la era Sebastián Beccacece, no había podido convertir hasta el último partido frente a Newell’s por la Copa Diego Armando Maradona. Sin embargo, su último gol en Racing sería frente Lepra y a modo de despedida, tras 462 sin poder llevarse el dedo a la sien. Un grito que todos esperaban, pero quizás nadie sabía que podía ser el del adiós.

Es un adiós devenido en hasta luego que está lleno de gracias. Por los goles, el sacrificio y siempre defender los colores hasta la última gota de sudor. Un ídolo que por su contagio y las alegrías que regaló, se lo va extrañar toda la vida. ¡Gracias por todo, Licha!

 

 

 

 

4 3 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
17 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Marcelo Keynes
6 months ago

Si llega una oferta, cosa que dudo, u ofrecen un resarcimiento y él tiene ganas de irse que se vaya tranquilo, es un jugador prescindible, en todos los equipos grandes hay jugadores que quieren irse por la situación económica actual y otros para tener continuidad.
Yo quiero jugadores que quieran estar en Racing, el que se quiere ir que se vaya, sea quien sea.

Last edited 6 months ago by Marcelo Keynes
Marcelo Keynes
6 months ago
Reply to  Marcelo Keynes

Fabricio Domínguez no te parece vertical? Alcaraz? Quizás no tengan la experiencia de Solari pero creo que lo pueden suplir bien.

Marcelo Keynes
6 months ago

Que se vaya, nunca se afianzó tiraba los centros para el orto, la única vez que anduvo un par de partidos bien se terminó lesionado, jugaba 10 minutos por partido y después desaparecía.
Ojalá lo que decís sea cierto y le deje su lugar a algún pibe de inferiores y a Fabricio Domínguez.

MarAle72
MarAle72
6 months ago

Pero leí que se va al Celta de Vigo con el chacho, y como faltan seis meses para que se le termine el contrato y todavía no le renovaron, Racing recibe una “compensación” y no sería una venta.
Creo lo estaríamos regalando en otras palabras

Osvaldo Barreiro
Osvaldo Barreiro
6 months ago
Reply to  MarAle72

Creo que en el futuro Racing, podría haber jugado de “4”, ya que volante por derecha tiene que ser Alcaraz y afianzarse en ese lugar. Solari sería suplente y entonces, es lógico que se vaya pero con un resarcimiento adecuado: no regalarlo.