El delantero reflexionó sobre su penal errado. 

Racing volvió a ganar y todo es alegría en la parte dulce de Avellaneda. La victoria por 2 a 0 ante Alianza Lima por Copa Libertadores dejó buenas sensaciones desde el juego y puso la clasificación a los octavos de final a la vuelta de la esquina. Sin embargo, para un jugador el salgo fue negativo.

Nicolás Reniero tuvo su oportunidad de ser titular desde el arranque. Solo lo había hecho ante San Lorenzo por torneo local, pero esta vez, ante las lesiones de Licha López y Cristaldo, el entrenador de Racing optó por el Príncipe para ocupar el puesto de centrodelantero. Cvitanich, que fue titular ante Nacional, descansó y espero en el banco de suplentes.

A los 13 minutos del primer tiempo, Reniero tuvo una chance inmejorable para abrir la cuenta de penal y sumar porotos con el DT, pero falló. Pese a haber hecho un buen partido, el nerviosismo le jugó en contra y cometió dos faltas innecesarias, una que le costó una amarilla. Por eso, Beccacece eligió reemplazarlo en el entretiempo.

Esta mañana, Reniero compartió en su cuenta de Instagram una reflexión acerca de lo ocurrido. El Príncipe no agacha la cabeza ante el mal trago: “Si algo aprendí es que un error no me convierte en un error, no me anula, no me hace menos valioso”.

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Roberto Enrique Keen
Roberto Enrique Keen
1 year ago

Espero que el técnico lo tenga en cuenta, es un buen jugador que necesita continuidad, el Lincha es una vaca lenta y chori hace tiempo que no juega.

Marcelo Keynes
1 year ago

Bien pibe! Vas a tener chances y si seguís en positivo la vas a romper en Racing, condiciones tenés de sobra y ya lo demostraste!

Fernando Lazzari
Fernando Lazzari
1 year ago
Reply to  Marcelo Keynes

Cayate canceroso si te boxeo te quiebro todo gil mother fucker pudrite en el infierno..

Marcelo Keynes
1 year ago

Cerrá el ogt, sos barra y como todo barra sos cagón, mano a mano te hacés caca encima pedazo de sorete mal cagado y gorreado.