El relato del triste descenso del Rojo. ¡Hasta le daba lástima ver a los hinchas!

Siempre recordaremos el aniversario del descenso del Rojo. Y más si tenemos estas declaraciones, que remarcan lo que les dolió y cómo tomaron dicho acontecimiento. Pablo Alvarado, que estuvo en ese encuentro jugando para San Lorenzo, contó un increíble pedido que le hicieron a los jugadores del Ciclón. ¡Mirá!

“Son situaciones extremas, que sentís que no te sale nada. Eso les pasó a los jugadores de Independiente. Fue un partido muy difícil porque nosotros jugábamos con la presión de salir campeón. En la previa del partido, nos pidieron que no gritáramos los goles, para no irritar a la gente”, explicó Alvarado, que jugó en Racing en la temporada 2014/2015, en diálogo con Esperanza Racinguista.

Además, detalló lo que pasaba en las tribunas del Rojo: “Se veía en las tribunas gente llorando y te daba un poco de lástima. Si bien Ángel Correa lo gritó, fue un festejo muy suave y nos volvimos rápido. De hecho, el árbitro se pone un poco del lado del más débil e intenta ayudar en ciertas jugadas. Se terminó dando lo que se prevenía”.

Alvarado, que también criticó el juego de Diego Cocca en Racing, brindó detalles que no sabíamos. ¡Les pidieron que no gritaran los goles! Increíble… Aun así, la tristeza e irritación de la gente no se pudo controlar. El relato entristece aún más la situación. No se lo olvidarán más…

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ruben
Ruben
1 year ago

Y se tienen que acordar que hicieron descender al mas grande RACING CLUB .QUE ESTABA EN EL MEDIO DE LA TABLA DE POSICIONES PARA SALVAR A LAS GALLINAS QUE ESTABAN ULTIMA EN LA TABLA DE POSICIONES PERO PARA S.A.L.V.A.R ES DECIR PARA QUE LAS GALLINAS O SEA RIVER NO DAESCENDIERA .INVENTARON LOS PROMEDIOS E HICIERON DESCENDER AL MAS GRANDE ¡¡RACING PARA AYUDAR A LOS GALLINAS .!!!!!!!!

DrGerry
DrGerry
1 year ago

No es tan delirante. Se hace siempre. Es más, los mismos jugadores suelen hacerlo sin que se lo pidan, salvo que fuera contra el rival de siempre (que no se si se dio alguna vez), suelen no gritar los gles o hacer un mínimo festejo.