Un ex delantero del Club reflexiona sobre su formación en Racing. 

 
El haberse formado en las inferiores del club y el haber adquirido un sentido de pertenencia propio hace que hoy, a pesar de que su carrera ha tomado otro rumbo, un ex delantero del Club continúe recordando aquellas viejas vivencias. Momentos duros, pero que hoy a la distancia los considera fundamentales para haberse convertido en el jugador que es.

Valentín Viola se formó en las inferiores de la Academia, recorrió los pasillos del predio Tita Mattiussi pero recién debutó en 2010. A través de una sentida publicación en Instagram, el jugador revivió momentos vividos durante su formación. “Estaba en la ducha cómoda y calentita de mi casa y se me vino a la cabeza una imagen del viejo predio Tita Mattiussi”, comenzó Viola su relato.

Continuó: “Me acordé del predio Tita en el que nos bañábamos rápido y nos secábamos más rápido aún, porque hacía un frío increíble y no siempre había agua caliente. Agarrar el bolso con toda la ropa transpirada y emprender el camino de cuatro cuadras. Iba con alguno de mis compañeros para agarrar el colectivo que dos horas después, me iba a dejar en casa súper tarde”.

Asimismo, el exdelantero de la Academia habló sobre los esfuerzos que debió hacer para llegar a estrenar como profesional. Nada más y nada menos que en la Primera de Racing. “Algunos pensaban que estaba loco por dos razones. En primer lugar, porque dejaba muchas cosas de lado y económicamente no lo necesitaba. Y segundo, porque era el tercer suplente en mi puesto, je”, aseguró Titín, enumerando todo lo que dejó para jugar en el club de Avellaneda.

Además, Viola tuvo un tiempo para darle lugar a la reflexión, después de rememorar aquellos hechos no tan positivos pero sí enriquecedores, que lo ayudaron a llegar alto. “Como moraleja queda que tan loco no estaba. O sí, pero por esa locura pude comprarme mi casa y el baño calentito desde el cual les estoy escribiendo. Y además, llegué a jugar mi ansiado primer partido en la Reserva de Racing, en el Cilindro”.

Ver esta publicación en Instagram

Recien termine de entrenar y bañandome volvio mi lado reflexivo que siempre sale cuando me tomo un rato para pensar. Estaba en la ducha comoda y calentita de mi casa y se me vino a la cabeza una imagen del predio Tita Mattiussi, del viejo. Del Tita en el que nos bañabamos rapido y nos secabamos mas aun porque hacia un frio increible y no siempre habia agua caliente, agarrar el bolso con toda la ropa transpirada y emprender el camino de cuatro cuadras con alguno de mis compañeros para agarrar el colectivo que dos horas despues me iba a dejar en casa super tarde. Sacrificio que hacia dia a dia mientras que algunos pensaban que estaba loco por dos razones , primero porque dejaba muchas cosas de lado y economicamente no lo necesitaba y segundo porque era el tercer suplente en mi puesto jajaja Perdon si me extendi pero como moraleja queda que tan loco no estaba, o si, pero esa locura me llevo a comprar mi casa y el baño calentito del cual les estoy escribiendo y llegue a jugar mi ansiado primer partido en reserva el cual les dejo la foto. Espero les guste

Una publicación compartida de Valentin Viola (@valentinviola) el

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments