Connect with us

El gran acierto que nadie le destaca a Beccacece

El entrenador de Racing concluyó sus primeros 10 partidos como entrenador del club, con un saldo de 6 victorias y 4 empates. Por ahora no registra derrotas.

Sebastián Beccacece empieza a recibir verdaderamente la valoración que merece como entrenador de Racing. Y cuando escribo “verdaderamente” hago alusión al sustancial cambio de críticas por aplausos. Porque, desde un principio, nadie puso en duda su capacidad técnica y táctica. Sobre todo esta última, la táctica, donde está claro que el entrenador, destaca sobre el resto de sus cualidades. Sin embargo, en el debe de su paso por Independiente, parecía haber quedado el manejo de grupo. Cualidad por la cual Defensa y Justicia pudo mantener a su gran plantel, con jugadores de enormes características, que tenían ofertas importantes de clubes más grandes a mitad de temporada, pero que decidieron quedarse en el halcón, porque tenían juramentado pelear hasta la última fecha el campeonato contra el Racing de Coudet.

 

De los errores en el ciclo al frente de los vecinos, pareciera ser que Beccacece tomó nota. Cuando dice en cada conferencia de prensa que “no hay jugadores titulares ni suplentes”, sus alineaciones en cada partido lo respaldan. Incluso cuando tomamos en consideración que hasta a Lisandro López le ha tocado salir del once titular o en el medio de un partido, y que hubo más de un caso de algún jugador apareciendo como titular, inmediatamente después de un partido en el que no integró la lista de convocados o quedó afuera del banco antes del encuentro.

A la hora de analizar cómo consiguió Beccacece llegar a la dinámica de la que disfruta su equipo hoy, es importante recordar los últimos partidos del ciclo Coudet, en donde al equipo se lo veía monótono, repetitivo, con pocas luces, repitiendo ideas que no traían mejores resultados y fácil de neutralizar para sus rivales. Basta con observar algunos partidos para darse cuenta. Juegos en los que el equipo tuvo actuaciones por debajo de las esperadas, en donde adversarios de un calibre muy inferior a La Academia, lograron contener las embestidas del equipo casi sin sufrir sobresaltos. Por ejemplo: ante Boca Unidos, ante Unión, el primer tiempo contra Vélez, el durísimo golpe de River, la visita a Rosario Central, el partido en Santiago del Estero, el segundo tiempo ante Patronato, el cierre contra Lanús y otros más.

La cuestión es: ¿Qué cambió Beccacece para romper este patrón característico del final del ciclo del Chacho? Volvió al equipo impredecible. Ese es el foco de la cuestión. Es imposible adivinar al entrenador. Y lo más increíble es que, aún así, sus dirigidos no pierden jamás el protagonismo de los duelos, ni el enfoque principal de su modelo de juego.

A todos nos resulta prácticamente imposible anticiparnos a sus movimientos. Mucho menos si utiliza jugadores en posiciones diferentes a las que estamos acostumbrados. Si retira del campo a un jugador que no esperás que salga. Si quita al capitán unos minutos antes de un encuentro y coloca a otro jugador. Si cambia el esquema. Si coloca juveniles desconocidos para propios y extraños que encima convierten. Si convierte además de pelota parada. Si convierte también con una jugada elaborada. Si convierten los mediocampistas pero no los delanteros. Si convierten únicamente los delanteros. Si convierte de contraataque. Si sale jugando. Si saltea líneas. Si las asistencias las dan los marcadores centrales. Si ataja el arquero titular. Si ataja el arquero suplente. Si gana con 9… ¡Con 9! En fin… le salen todas.

Como nunca en mucho tiempo a Racing lo acompaña la suerte. Esa que tantas veces faltó para terminar de coronar ciertos ciclos importantes o partidos trascendentales. Ya no le dan vuelta los encuentros que pintan para victoria, ahora Racing es quien revierte los escenarios negativos. Pero, cuando digo que “le salen todas”, no le quito ningún mérito al DT. Beccacece fue a ver todos los partidos de reserva antes de elegir a los juveniles que colocó en el campo de juego para el primer equipo, y es quien defiende a rajatabla a sus futbolistas cuando están aprendiendo a jugar en una nueva posición, y en el medio cometen yerros. Le salen todas, porque hay trabajo para que eso ocurra.

Este ciclo comenzó bien parido. Le veo a Beccacece ese toque mágico que acompañó por ejemplo a Mostaza, a Cocca o a Coudet. Ojalá que continúe y concluya por esta misma senda. En otros casos sería más fácil predecir el destino que puede llegar a tener un equipo. En este puntualmente, lo imagino, sin embargo, no puedo asegurar nada, dado que no tengo idea de cómo va a jugar el equipo, siquiera el próximo partido.

¿Le renuevan? Blanco habló de la continuidad de Beccacece en Racing

Actualidad

No juega Garré: Beccacece confirmó el equipo de Racing

Actualidad

Habló Beccacece: la lesión de Rojas y su disconformidad con el arbitraje

Actualidad

Sorprende Beccacece: Pillud podría reaparecer en el once de Racing

Actualidad

Advertisement
Connect